EMail  Contraseña 
Compartir este contenido:

Aceite de Caléndula, cicatrizante y tonificante
Formatos:
30 ml 6,20 €   60 ml 9,90 €   150 ml 18,60 €   500 ml 43,40 €   Destacado1000 ml 69,50 €  

Disponibilidad: DISPONIBLE
Aceite Vegetal de Caléndula Aceite portador y facial
Envases de vidrio reciclable con tapón obturador en todos los tamaños.

El Aceite de caléndula constituye uno de los aceites más confiables y ampliamente utilizados para el tratamiento de la piel. Se produce a partir de la maceración de la flor en un Aceite Vegetal, en este caso de Oliva 100% puro. Las propiedades de la caléndula clasifican a la caléndula como un antiséptico y bactericida coadyuvante en tratamientos antiinflamatorios, contra el dolor y para tratamientos de la piel.

El Aceite de Caléndula está especialmente indicado para pieles secas, sensibles o con problemas de tolerancia.

Composición

Aceite Vegetal 100% puro de oliva de primera presión en frio y flor de caléndula.


Ingredientes

*Olea Oil y calendula officinalis flower

*Aceite 100% natural. Certificado por CCPAE Consell Catalá de la producción Agraria Ecológica

Propiedades

Las propiedades del aceite de Caléndula

Los componentes principales del Aceite de Caléndula son sus Ácidos grasos saturados (Palmítico y esteárico), Ácidos grasos monoinsaturados (oleico), Ácidos grasos Poliinsaturados (linoleico y linolénico). Otros componentes: aceite son mono y sesquiterpénicos oxigenados, esteroles libres y esterificados, glucósidos flavónicos derivados del quercetol, caroteno, zeina, calendulina, tanios, etc

El aceite de caléndula tiene grandes propiedades para la Cosmética Natural, por sus sinergias de activos en ácidos grasos, alcoholes y ácido salicílico. Además posee compuestos antisépticos y detiene procesos infecciosos.

Las propiedades de la caléndula también aportan otros beneficios medicinales entre los cuales podemos mencionar que alivia problemas de la piel como sarpullido e irritaciones, ayuda en procesos inflamatorios internos y externos, sana heridas más rápidamente y contribuye en la regeneración celular.

La caléndula ayuda a reducir el dolor y los procesos inflamatorios al aplicarse sobre la piel. Principios activos antiinflamatorios de acción local y también calmante. Por ello la caléndula es muy apreciada en la elaboración de tratamientos naturales destinados a aliviar diversas molestias.

La caléndula tiene propiedades que ayudan a sanar con mayor velocidad las heridas, las quemaduras y las úlceras debido a que incrementan la cantidad de sangre que fluye hacia las partes lesionadas del cuerpo y proporcionan asistencia en la producción de colágeno, cuya función principal es reparar los tejidos cutáneos dañados.
El aceite de caléndula es un humectante natural que regenera la piel.

Mejora la textura de la piel reseca y agrietada. El aceite de caléndula estimula la producción de colágeno, previene las arrugas y mantiene el aspecto joven de la piel. Contiene antioxidantes que proporcionan protección ante los radicales libres.

Tratamiento natural para pieles sensibles o con dermatitis.

Contra el Acné: desinflama pápulas, desinfecta pústulas, favorece la cicatrización de lesiones y evita brotes acnéicos.

Ulceras varicosas: Previene infecciones y colabora en la formación de tejido sano.

Verrugas: Su uso frecuente favorece a su desaparición.

Edemas y derrames: Promueve la circulación cutánea, tanto sanguínea como linfática, por lo que puede prevenir derrames y edemas en las piernas.

Escaras, rozaduras, quemaduras, etc. Regenera los tejidos. Sus propiedades fungicidas y dermoprotectoras, evita procesos infecciosos y alivia molestias en pacientes postrados, rozaduras del pañal, lastimaduras en niños y quemaduras domésticas y de sol. La caléndula es muy útil en el tratamiento de las rozaduras provocadas por el pañal en los bebes.
Saludable, ecológico, en tu armario de cosmética natural no ha de faltar el aceite de Caléndula, es excelente para la salud familiar y fomentar un hogar y hábitos saludables.

Modo de empleo

Solo para uso externo. Aplicación directa sobre la piel.

La caléndula se puede usar en cualquier tipo de piel, inclusive las pieles sensibles.

Como limpiador facial. Usar todas las noches para eliminar el maquillaje. Aplicar con un algodón desmaquillador.
Hidratante Facial: Con suaves movimientos ascendentes, masajea la cara con el aceite de caléndula, dejar actuar el aceite durante la noche, y lavar la cara por la mañana.

Como loción hidratante y muy buena para la salud de la piel. Se puede aplicar con un algodón todos los días para un efecto refrescante e hidratante.

Hidrata y nutre la piel: Con la piel todavía húmeda aplicar el aceite de caléndula en la piel y da un masaje corporal con las manos haciendo círculos. Este aceite es excelente para seguir potenciando el moreno de la piel, además es excelente también para las pieles más maduras.

Para quemaduras leves, Aplicar aceite de caléndula directamente sobre la parte afectada.

Indicado en casos de psoriasis o dermatitis atópica. Se aplica directamente en las zonas afectadas, 3 veces al día durante una semana.

Precauciones

Uso tópico.
Evita el contacto directo con los ojos.
Mantener fuera del alcance de niños.
No usar en caso de alergia. Comprobar reacción antes de utilizarlo.
Mantener alejado del calor y la luz del sol.
Ante cualquier duda de uso consultar a un especialista.
Mantener bien cerrado el envase tras su uso.